jueves, 18 de enero de 2018

Tabarnia

Tabarnia


         
   Puede que lo de Tabarnia no parezca muy serio… pero es que tampoco lo ha sido nunca la llamada “vía unilateral”. Se cuestionará si son realmente una mayoría, pero los independentistas no lo han sido nunca. Es verdad que la creación de una nueva comunidad autónoma tendría que seguir procedimientos jurídicos demasiado complejos… pero mucho más complejo es independizarse. No creo que Tabarnia llegue a tener existencia jurídica como comunidad autónoma, del mismo modo que no creo que Cataluña vaya a independizarse. Sin embargo, como iniciativa ciudadana, Tabarnia tiene, y creo que seguirá teniendo, enorme utilidad. Porque sirve para poner al independentismo (y especialmente a la llamada “vía unilateral”) ante el espejo de sus contradicciones. Y en este caso, no ha hecho falta que el espejo haya sido demasiado cóncavo -ni tampoco, en realidad, que haya “héroes clásicos”, aunque algunos lo hayan podido creer- para que el resultado sea un auténtico esperpento. Tabarnia, con sus vídeos virales de “buen rollo”, con su “presidente en el exilio”, con su solemne bandera inventada, sirve para que se vea el ridículo en el que otros habían empezado a caer hace tiempo.


            Y es que, llegue o no a existir Tabarnia como comunidad autónoma, su derecho a serlo podría ser el mismo que el de Cataluña a ser un Estado independiente. Cuando separamos la soberanía del marco del Estado y la Constitución, para predicarla de cualquier entidad, entramos en arenas muy movedizas. Se habla mucho de Quebec, pero quizá se ignora que el Tribunal Supremo canadiense señaló que, en caso de independencia, esta provincia no tendría garantizada su integridad territorial, y el rechazo muy mayoritario en Montreal a la independencia puede que haya pesado en que esa idea se haya ido abandonando. Se habla mucho de Escocia, que a efectos prácticos podríamos decir que pudo ejercer su soberanía, decidiendo quedarse en el Reino Unido (bajo el presupuesto de que este estaba en la Unión Europea)…  pero en el referéndum del Brexit, Escocia “dejó de ser soberana”, ya que, a pesar de votar mayoritariamente por la permanencia en la Unión, se ve obligada a salir. En el referéndum de autodeterminación de las Comoras, la isla de Mayotte votó por quedarse en Francia… y así se hizo, pero ¿cuál era la entidad soberana, el archipiélago, o cada isla? Los independentistas han de saber que, si quieren seguir adelante con este proceso, tendrían que asumir el derecho de algunos territorios a no independizarse.  

(Fuente de la imagen: http://www.vozpopuli.com/politica/Tabarnia-presenta-bandera-escudo-funcion-ha-terminado_0_1098490865.html)

jueves, 11 de enero de 2018

Elogio del queso manchego

Elogio del queso manchego



            El queso y el vino son dos antiguos inventos humanos que no hemos logrado superar en milenios, aunque hemos ido perfeccionado poco a poco. En La Mancha, un poco por condiciones naturales (que algo bueno tenía que tener este clima continental extremo), y no quiero presumir, pero digo yo que otro poco por ciencia basada en la contrastación empírica, no se nos da mal ninguno de los dos. Tampoco se nos da mal luchar contra molinos que creemos gigantes, “desfacer entuertos” (y a veces crearlos), comportarnos como nobles caballeros aunque los demás lo vean ridículo, e incluso ver nuestras sin pares Dulcineas donde los demás solo ven a una moza de pueblo (lo digo a título de muestra ejemplificativa que, mutatis mutandis, puede aplicarse a las manchegas que se comportan como damas y se enamoran de lo que ven como hermoso caballero, o de otra sin par dama, o lo que cada uno quiera poner, no vayan a acusarme de sexista por inspirarme en nuestra literatura más universal…). Pero si solo hiciéramos eso, nos faltaría la mitad de nuestro ser. También sabemos llamar al pan, pan, y al vino, vino, y por supuesto degustar vino, y pan… acompañados del queso manchego, que es, como todo manchego sabe, el mejor queso del mundo (dicho sea con permiso de mi parte asturiana).


            El caso es que el queso manchego parece ser un obstáculo en las negociaciones del nuevo Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y México. Ello porque (al igual que otros productos con denominación de origen), se encuentran en el país norteamericano quesos que reciben ese mismo nombre, aunque no proceden de La Mancha, y la Unión Europea exige que la denominación de origen se reserve exclusivamente para el producto originariamente europeo. Como sabemos, incluso en otras zonas de España que producen quesos similares, han tenido que buscar otra denominación. Digo yo que las negociaciones llegarán a buen puerto, no solo porque españoles y mexicanos siempre nos hemos entendido bien, sino porque no creo que sea tan difícil encontrar una fórmula alternativa como “queso tipo manchego” o “queso estilo manchego”, reservando la denominación genuina para el realmente producido aquí. Si la cosa se enquista, sugiero a los negociadores dejar de lado a don Quijote y resolverlo a lo Sancho Panza con una comida manchego-mexicana, empezando con una botana con un buen tequila o mezcal, y pasando luego a un buen caldo de La Mancha, para acompañar, desde luego, a todos los quesos que quieran probar... y comparar.     

(Fuente de la imagen: http://www.quesomanchego.es/queso-manchego )

jueves, 4 de enero de 2018

Cangas de Onís 718

Cangas de Onís 718





            Aunque las fuentes todavía oscilan a la hora de fijar la fecha de la batalla de Covadonga, entre 718 y 722, y parece más extendida la tesis de este último año, defendida ya por Sánchez Albornoz, es seguro que en 718, hace ahora 1300 años, los dirigentes astures, reunidos en Cangas de Onís bajo el liderazgo de Pelayo, decidieron rebelarse contra el gobernador bereber de Gijón, iniciando algunas acciones que intentaron sofocar los islámicos, y que concluirían en esa famosa batalla, que dio origen al reino de Asturias, y con él al largo período de la reconquista en toda la península. Muchos aspectos de la batalla aparecen envueltos en la duda y en la leyenda, y además parece que pronto las fuentes cristianas multiplicaron las cifras de las fuerzas islámicas (resulta imposible la cifra de 187.000 que aparece en las crónicas de Alfonso III); pero se puede dar por cierto tanto el hecho en sí de la batalla, como los cristianos que resultaron vencedores eran muy inferiores en número a los atacantes (Pelayo no contaba con muchos más de 300 hombres, una gran parte de los cuales murieron). Desde luego, la complejidad orográfica del lugar en el que se logró situar la batalla fue un factor clave para esa victoria, aunque la tradición cristiana ha invocado a veces la ayuda de la Virgen.


         
   Con independencia de los detalles de los concretos hechos que van desde la rebelión de Pelayo hasta la victoria cristiana en Covadonga, la trascendencia de esta es inmensa. Sin ella, toda nuestra historia sería diferente. A partir de ella, se van a forjar algunas características definitorias de nuestra identidad. Una identidad que no es, desde luego, exclusivamente cristiana, sino esencialmente mixta. El elemento islámico, el judío y el cristiano marcaron durante los siguientes siete siglos, y ya para siempre, la esencia de todos los pueblos ibéricos. Aunque los reinos de la Corona de Aragón tuvieron su propio origen, este se encuentra en hechos similares y posteriores. España y Portugal son los únicos Estados de Europa Occidental con un importante pasado islámico, y con siglos de convivencia (aunque no siempre pacífica) entre religiones y culturas. No somos mejores ni peores, pero sí tenemos una especial riqueza cultural e histórica. Y su origen está en el período que va entre Guadalete y Covadonga. Hay que conmemorar estos hechos, huyendo por supuesto de cualquier falsa e infundada exaltación supremacista, pero también de cualquier complejo. Simplemente, asumiendo que nos ayudan a entendernos y valorar lo que tenemos en común.

(Fuente de las imágenes: http://www.detectivesdelahistoria.es/la-leyenda-de-don-pelayo-y-la-batalla-de-covadonga/ y https://www.escapadarural.com/blog/imprescindibles-de-cangas-de-onis/)